LA COMPRENSIÓN AUDITIVA DE UNA LENGUA EXTRANJERA – PARTE II

Si el patrón auditivo no consigue abrirse paso desde la memoria a largo plazo hasta la memoria a corto plazo, no se ha producido la percepción. Lo que se experimenta es una sensación que entendemos como ruido. A esto hay que agregar que, si el patrón correcto nunca fue almacenado en la memoria, percibimos de manera errónea por la sencilla razón de que nuestro modo de aprehender la realidad está regido por nuestras categorías internas.

No hace falta decir que, allí donde la percepción fracasa, no habrá comprensión. Y aquí viene una pregunta: ¿cuánto del patrón es necesario percibir para lograr la comprensión? Y más; la percepción correcta, ¿garantiza la comprensión? Algunos estudiantes manifiestan que no comprenden a menos que puedan identificar cada palabra de lo que se dice. Sin embargo, sabemos que el reconocimiento de elementos fónicos clave o distintivos automáticamente disparan la totalidad del patrón. Esto es así a punto tal que cuando se le ha dado al estudiante la oportunidad de construir sus patrones de percepció auditiva hasta el momento en que estos se estabilicen, comprenderá satisfactoriamente el discurso, siempre que el tema del que se hable esté incluido dento de los límites de su experiencia lingüística. Ello puede verse claramente en todo intercambio (conversación) en el cual las respuestas o reacciones apropiadas demuestran que ha habido comprensión.

Muchos docentes de lenguas extranjeras recurren, como es razonable, al uso de grabaciones o películas para acostumbrar al estudiante a los sonidos combinados que producen el discurso. En más de una ocasión, la comprensión “fracasa”. He notado que el remedio más usual es repetir, una y mil veces, la escucha. Pero no se soluciona así el problema. Esta modalidad es una forma encubierta de “testeo”. Es necesario detenerse y constatar que los patrones sometidos a la escucha se hayan costruido y estabilizado en la memoria de largo plazo. Hay aquí cuestiones a tener en cuenta. Si en nuestro propio discurso alteramos la velocidad y el ritmo de la lengua extranjera para facilitar la comprensión, inevitablemente modificamos el patrón que luego pedimos que se reconozca. Si nuestra pronunciación, entonación, y acentuación es marcadamente diferente de la natural, sucede lo mismo.

En conclusión, la comprensión auditiva no se da por ósmosis ni es un tema menor. Queda por analizar qué piden exactamente los exámenes en la sección correspondiente, y cómo se llega a ello.

Un tema a desarrollar -o no- según el interés que susciten estos artículos tanto en estudiantes como en docentes.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s